Con cosecha de agua aprovechan agua de lluvias en la zona altoandina de Arequipa


Lic. Sonia Ramos Baldárrago
http://quepasa.pe/local.php?subaction=showfull&id=1270591281&archive=&start_from=&ucat=3

No nos queda agua en glaciares. Los nevados de la zona altoandina de la región Arequipa (Chachani y Pichu Pichu) han disminuido su corteza de nieve visiblemente, así como la corteza del volcán Ubinas de la región de Moquegua.

Este hecho ya fue medido y contrastado con fotografías digitales, tal como lo mostró el Blgo. Horacio Zevallos Patrón, gerente del Contrato de Administración con la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca.

Entonces las aventuras de escalar y resbalarse por la nieve, quedará en un sueño ahora imposible. ¿Qué agua nos queda entonces? ¿de dónde aprovechamos el recurso hídrico? Como explicó el Blgo. Horacio Zevallos, ahora nos queda aprovechar el agua de las lluvias, porque de nuestros glaciares será inexistente.

La alternativa entonces que se propuso para trabajar de manera coordinada con la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blanca, es la “Cosecha del Agua”, propuesta del Contrato de Administración, que consiste en la captación de lluvias a través de micro represas económicas que pueden ser construidas con material rústico, lo que servirá para recuperar la cubierta vegetal, aumentar el área de bofedales, recuperar los pastos, tolares y queñuales de esta área natural protegida del Perú.

MÁS DATOS
La cosecha del agua, es una práctica pre inca, por tal motivo Horacio Zevallos indicó que vienen recolectando información ya que en también es aplicada en Ecuador, Bolivia y el norte de Chile.

Imaginemos una microrepresa en una zona estratégica alta. De allí se adecuan canales abiertos. Aquí no se utiliza cemento para no alterar el desarrollo de la fauna del lugar, entonces desde esa parte alta, el agua va alimentando a las pasturas, a los acuíferos (depósito subterráneo del agua), e incrementando la productividad de las tierras.

Las microrepresas son diques de tierra compactada. Un claro ejemplo que mostró el especialista durante su ponencia en el III Foro – Panel Regional que se desarrolló en Arequipa el 6 de abril sobre el día mundial del agua, es que incluso se adaptó una laguna en el ámbito de la Reserva de Salinas y Aguada Blanca para captar ahora 600 mil metros cúbicos de agua a un precio de 6 mil 500 dólares promedio. Esta agua se infiltra a través de zanjas y se produce el abonamiento de la tierra.

Sin duda una práctica ancestral que vuelve a cobrar importancia y que requerirá del compromiso responsable de los especialistas para continuar estudios de captación y mejor aprovechamiento del recurso vital para la vida.