En los Castillos Encantados de Callalli, las adversidades son oportunidades de desarrollo (Reportaje video - segunda parte)

Su oro blanco son las alpacas.
Por: Lic. Sonia Ramos Baldárrago
Periodista y Comunicadora Social
Viaje con nosotros hasta el distrito de Callalli en la provincia de Caylloma y sea testigo que aquí tambien existen formas de fortalecer a su capital humano:




Luis fundó la Asociación Unidad de Producción y Promoción San Antonio de Callalli, el 16 de marzo del 2006, que está conformada por 18 socios y activamente son 14, los que han trabajo el tema de los recursos naturales como parte de un plan de negocios.

Hace 4 años no había caminos para llegar a su estancia, pero su gente aprendió a abrirse paso. “Antes teníamos que caminar son 6 a 7 horas de camino hasta Callalli y ahora como le cuento es una inversión propia”, refiere Luis.


En su caso, la ganancia por la venta de fibra de alpaca sigue un proceso positivo. Luis muestra sus ejemplares de categoría A, caracterizado por la calidad de riso de su fibra y su finura, visiblemente uniforme, pero Luis Puma se exige más calidad para obtener un mejor ingreso.  “Podemos sacar 100 libras a S/.9.00 nuevos soles son S/. 900.00 nuevos soles con lo que el productor no puede sobrevivir incluso con la carne que saque de unos 10 animales de tipo saca son mil soles, cantidad con la que tampoco puede sobrevivir una familia”, dice Luis Puma.

Su avance se debe a un buen manejo de camélidos que ha emprendido. “Uno tiene que aplicar en los animales el mejoramiento genético, para la venta de reproductores que es también rentable. Si va a trabajar con ese tecnología de mejoramiento sí hay ganancia”, explica convencido.

Como dice de la venta de reproductores obtiene un ingreso importante, ya que como cuenta un reproductor macho está de mil soles a más y puede llegar a cuatro mil. Son seis años que se ya está trabajando el tema de mejoramiento genético, con ello la Asociación logró un buen majeo de empadres y de parición, lo que le valió numerosos premios y reconocimientos. “Se trata de una tecnología que hemos investigado”, añade el líder de la asociación.

Posee más de 800 alpacas, pero dice que hoy en día no se necesita cantidad, sino calidad de los animales que se cría. Otra fuerte ganancia se centra en la transformación de la carne de alpaca que la asociación ha incursionado hace dos años.

“Ahora elaboramos el jamón de alpaca, charqui, hamburguesas y chorizos de alpacas”, indica. Paso que ha dado con la tecnología presente en casa, implementada con cortadoras, empaquetadores y computadores.
Por semana y como inicio de esta aventura productiva, elabora 20 kilos de charqui, 10 kilos de jamón, de hamburguesa y de chorizo.  

Y esto no acaba, porque ha pensado en aplicar una tecnología limpia y ecológica, adquiriendo un secador solar, en el que invirtió 12 mil nuevos soles para implementarlo con techo de calamina de bicarbonato de polietileno y un ventilador que capta el aire hacia el interior para el proceso adecuado del secado en un máximo de dos días.

Finalmente el producto se empaqueta con el nombre de Sumaq Paqocha, término quechua que significa rica carne de alpaca.

Pero las máquinas son sólo complementarias al capital humano, porque como dice Luis Puma, era importante primero hacer un Plan Estratégico de Negocios.

El siguiente paso es empezar con el proceso de la Certificación Orgánica que como dice el Dr. Germán Chávez Contreras, rector de la Universidad Católica San Pablo, los productos orgánicos son una de las grandes nuevas tendencias del consumo mundial. Los precios que se pagan por estos productos son muy interesantes.

“En esta carne orgánica, nosotros ya no utilizamos productos químicos”, menciona Luis Puma, siguiendo el proceso frente a BiolatinaCertificadora. Su objetivo es vender la carne orgánica y exportarla y ya tiene pedidos para el Brasil, que como subraya el Dr. Germán Chávez, este país es la séptima economía del mundo y la Interoceánica y se debería pensar qué cosa se les puede vender. “A Brasil se le puede vender hasta piedras, porque no tienen este material en sus fronteras cercanas a Perú”, apunta.

Siguiendo este recorrido, es necesario trasladarse al Centro Piloto Pallallimayo, llamado así por su gente que está ubicado a 4 mil 400 metros sobre el nivel del mar. Y si en la primera parte dijimos que si no había agua, se debería traer el recurso desde las montañas más inaccesibles y no nos equivocamos, porque Luis Puma ha construido un reservorio una inversión de S/. 200.00 nuevos soles, para un tiempo de duración de dos años renovable, agua que capta de un ojo de agua o puquial como se le llama en esta zona.

Metros más abajo ha construido otro reservorio que se conecta a una cámara de carga con mangueras simples. “La geomembrana tiene un costo de mil 200 nuevos soles y en las mangueras hemos invertido S/. 500.00 nuevos soles”, explica en el lugar.

De allí se distribuye al sistema de riego por aspersión construido con ingenio con aspersores que ellos mismos los construyen a manera de cachitos, en otros casos con botellas de plástico, para abaratar los costos.

De esta manera demuestran que la escasez de agua no es un problema, porque tienen un manante con un aforo de 40 m3 por segundo y lo aprovechan en el sistema de riego por aspersión, desde este último reservorio que tiene una medida de 4 por 4 con una base de 3 por 3 y de altitud un metro con 50 centímetros. En total llena unos 18 m3 y con este aforo se regenera un espacio de 2 hectáreas donde se cultivan nada menos que 15 variedades de pastos, que proporcionan alimentos complementarios a los camélidos.

“Tenemos el trébol blanco, el magnum” señala Luis durante la caminata, que además recuerda que la asociación sembró más de 20 variedades de pastos y las especies que soportaron el frio son solo 15 especies a una altitud impensable de hasta 5 mil metros sobre el nivel del mar.

Los pastos cumplen una misión: estandarizan la carne de los camélidos y evitan que no hayan malos olores.
También ha desarrollado la práctica de la lombricultura que fortalecen las 2 hectáreas de pastos naturales.
Otro proyecto es la construcción de una micro represa, para proyectarse cambiar el paisaje de su zona en verde en no más de dos años. Para tener más animales, regar sus tierras e incluso pensar en la crianza de truchas.

Así, nuevas ideas van surgiendo, como alcanzar al Estado un proyecto de siembra y cosecha de agua.
Vivir dignamente es un concepto completo, por lo que en su hogar se ha implementado un fogón mejorado y evitar que el humo se almacene en el hogar a base de adobe.

A pesar de los cambios, que como dice el Dr. Germán Chávez “Arequipa de acuerdo al último censo es un 90.4% urbano y 9.6% rural, por lo que los proyectos se concentran más en las zonas urbanas”; otro de los objetivos es claro: “que los hijos que se van a la ciudad retornen”.

“Tengo dos hijas y ellas han emprendido a través de su conocimiento. Han escogido el tema de agropecuaria y la carrera de contabilidad, porque de acá tiene que nacer al menos un contador, una administrador y hasta un gerente”, anhela Luis.

De esta manera se ven avances en procesos de educación aplicada al campo con tecnología a sus hijos sin pérdida de tiempo en más quejas. “Eso para mí es valioso y ver en los socios que empiecen a emprender sus propios negocio, su propio desarrollo”, expresa convencido el presidente de la asociación.
Vicentina Valdivia Mamani, es una de las socias y dice que ya sabe mejorar sus alpacas, y mejorar sus pastos.

En este desarrollo, el Rector de la Universidad Católica San pablo, remarca que las universidades tienen que comprometerse con la capacitación, orientación de la producción y también de la exportación.

Pero para continuar en este camino se necesita saber la realidad de los predios. No se ha llevado un registro adecuado de las propiedades de las comunidades, sino hasta recién a partir de los años 80, por lo que se requiere que el Estado sistematice la información.

“Registros Públicos, constituye un medio, una herramienta muy útil para cualquier tipo de inversión. Es el soporte y el apoyo respecto de la información sobre todo jurídica que en determinado momento orienta una decisión”, reconoce el Registrador Público de la Zona Registral Nº XII – Sede Arequipa, Dr. Carlos Nieto Muriel. Así el Estado empezará a cumplir su rol y disminuir su deuda social.

Pero “si no está articulada la sierra con los mercados de consumo, los centros de consumo y desde allí con la exportación y la demanda mundial, no podemos pensar que estas iniciativas de desarrollo rural van a ser necesariamente exitosas”, como recomienda con preocupación el Dr. Germán Chávez.

Este caso en Callalli, es un modelo de desarrollo, donde su gente razona incluso sobre la educación brindada por el Estado. “La Educación del Estado es de calidad muy baja, uno tiene que autoeducarse prácticamente”, expresa el líder de la asociación que ya ve sus frutos en sus hijos. Edith Puma, tiene 18 años y dice que aprendió a categorizar la fibra de alpaca.

Pero ¿cuál es la clave de este asombroso desarrollo? La Asociación se planteó un Plan Estratégico con seis ejes de trabajo que han marcado el camino y el pasado de carencias y pobrezas, ya es solo una fotografía.
“Si uno no intercambia el conocimiento con sus hijos, ese es otro problema”, recomienda el emprendedor.

Queda demostrado que en el ande existen otras formas de desarrollo en el campo, sabiendo mejorar sus animales y sus tierras. Su oro está representado primero por un plan de trabajo para el aprovechamiento de sus recursos naturales que enriquece de manera comprobada su capital humano.
“Su oro blanco es la alpaca y es una realidad”… 

EL DATO:
De acuerdo a la demanda de Brasil y siguiendo el proceso que indica Biolatina Certificadora, esta Asociación Emprendedora, tendría que producir unos mil kilos de carne orgánica por semana.